Conocimiento Equidad de Género La Mente Razón y Criterio Recapitulando inteligencia
Contra el Big Bang Espacio La Vida Sonido  
Dios Éter Lugar Perfecto surgimiento de la vida  
Disciplina Fuerza de Gravedad Manual de Vida Tiempo  
Diseño Inteligente Generalidades Página de Ernestina tomasguitron  
Efecto lumínico Hipocondria Para entretenerse Tomás Güitrón  
El Conocimiento La conciencia Poesías Universo  

 

LA CONSCIENCIA..

 

PPREVIOS:

"Cada quien se empeña más en aquellas cosas que en su momento, le parecen más interesantes; pero no siempre, las cosas que parecen más interesantes son las más importantes"(Friedrich der Grosse).

No siempre las cosas que más nos agradan son las que más provecho nos hacen...

Nada has perdido: "hazte a la idea de que nada tienes (por que en realidad nada tenemos); así, si algo aparenta ser tuyo, eso ya es un motivo de placer"... (Epicuro de Samos)

Decía Diógenes cuando fue condenado al ostracismo en su tierra natal Sinope (que ahora es Turquía): "A los que me atacan siempre les resulta lo contrario de lo que creen sobre mí: porque cuando creen que me engañan, en realidad se engañan ellos; cuando que creen que me han ganado, en realidad me han perdido y cuando creen que se han liberado de mí, en realidad me han liberado a mí de ellos, por eso; si ellos me condenan a irme, yo los condeno a quedarse".

DIOS:

En Dios, unos creemos y otros no creen. los que creemos en Dios lo hacemos: unos por medio de una "fe ciega" y otros por medio de una "fe conciente"; en medio de estos dos grupos están la mayor parte de los que no creen "Un poco de ciencia nos aparta de Dios; mucha, nos aproxima de nuevo" decía Luis Pateur. Pero los que creemos en Dios, ¿todos tenemos el mismo concepto del Dios en el que creemos? Yo creo que en esto estriba la dificultad para entendernos, tanto los que creemos entre nosotros como nosotros con los que dicen no creer..

Ya expondré más abajo algo referente al concepto que se tiene de eso que llamamos Dios.

Los que creen en Dios por medio de una "fe ciega" son aquellos que no han tenido ciencia suficiente ni para negarlo; los primeros conocimientos científicos llevan a mucha gente, a la negación de Dios (los que se autodenominan "ateos"); pero a medida que los conocimientos verdaderos aumentan, volvemos a aceptar su existencia con una fe que ahora depende de la percepción consciente de la funcionalidad de cada cosa llámese átomo, molécula, materia; tanto "inerte" como "viva" y la función superma que nos asisiste que es la conciencia inteligente, ya que no cabe duda de la existencia de un "diseñador" permanenentemente activo el cual, aunque no lo podamos explicar ni entender a cabalidad, existe y lo vemos, lo percibimos de manera indirecta al observar eso que ante nosotros se ejerce como por arte de magia que es: la función "vida", la función "materia", la función "energía" y todas las demás funciones que aunque parezca que ya las entendemos a ciencia cierta, estamos demasiado lejos de explicarlo en sus escencias; siendo por lo tanto, Dios; el mismo Universo del cual formamos parte. Aquellos, los autodenominados "ateos", todo se lo atribuyen a la "naturaleza" y sin darse cuenta lo único que están haciendo, es cambiarle el nombre a Dios; ahora le llaman "Naturaleza" sólo que a ésta, no le reconocen facultad intelectual alguna y la presentan como la que ejerciendo siempre acciones aleatorias de manera total y en "complicidad" con el enorme tiempo (miles de millones de años) produce y rige lo que actualmente tenemos: galaxias, estrellas planetas y todo tipo y género de seres vivos, y como digo: todo generado por lo que conocemos por "azar". Ahora sólo nos queda decidirnos por una de las dos opciones: o fue por azar o fue por una capacidad intelectual de esa llamada Naturaleza: o una tercera opción: "por cauas y procesos totalmente desconocidos por el momento" pero que con el tiempo habrán de conocerse.

Cuando se nos cuenta que, por un proceso aleatorio (por azar, sin la intervención de criterios propositivos) en el "revolvimiento" en estado de fusión o ebullición de la corteza terrestre a lo que se le ha llamado: "caldo primigenio"; que de allí, a la vez que se enfriaba (bajaba la temperatura); las sustancias se iban encontrando y formando como dicen: "por azar" o sea, de manera aleatoria, compuestos cada vez más parecidos a los compuestos de materia orgánica y que una vez éstos (los compuestos orgánicos formados por azar), de la misma manera azarosa, se agregaron coincidentemente para formar aminoácidos, y éstos de la misma manera azarosa se encontraron entre sí para formar proteínas y éstas, de la misma manera azarosa se agregaron entre sí para formar ácidos nucleicos (con su cúmulo de INFORMACIÓN "ordenado por azar") (¿el azar puede ser fuente de informaicón?) para que también éstos dieran como consecuencia las primeras células procariotas, luego las eucariotas, después los seres vivos pluricelulares (todo lo anterior como dicen: de manera azarosa) y que éstos, por procesos de "selección", evolucionaron (el "azar" ¿puede ser causa de evolución?) para dar como consecuencia los organismos superiores, (vegetales y animales) y que por último y de la misma manera, por procesos (como quien bate el cubilete para menear los dados), puramente azarosos, surgió el ser humano con su conciencia inteligente sobre la faz de nuestro planeta (el "azar" ¿puede ser fuente de conciencia inteligente? (Bueno dicen las "malas lenguas" que en algunos lugares "los patos les tiran a las escopetas") El caso es que, los resultados actuales se dieron así por azar, despues de una larga cadena de formas que precedieron en un lapso entre tres y cuatro mil millones de años; nos puede parecer posible (y repito nos puede parecer posible) por dos razones principales, la primera es que el resultado lo tenemos a la vista (aquí estamos) y la otra es porque "miles de millones de años" nos parece que es una enormidad de tiempo al comparar de manera subjetiva esos lapsos con los que habitualmente ocurren en nuestra experiencia. Ya un siglo, nos parece enorme (un poco más de toda una vida humana promedio); miles de años, casi la historia de la humanidad ya no se hable de millones de años y aún más, de ¡MILES DE MILLONES DE AÑOS! Nos parece que TODO es decir: que no hay nada que no se puede dar en ese lapso aún por el más esquivo azar. Ya iré tratando de aplicar procesos científicos matemáticos (pero demasiado simples; que decir "científico" no quiere decir: "complicado" o de "elevada complejidad"; cuando digo: dos por cuatro son ocho, estoy diciéndolo científicamente, ya que, la matemática es ciencia) para concebir numéricamente que esos miles de millones de años son en realidad un período demasiado pequeño comparado con el período que sería necesario para que por azar se dieran estos resultados.

Pues bien, la primera razón (la existencia palpable de seres vivos, entre los cuales estamos nosotros mismos) es como dicen los abogados: "prueba plena", yo diría: "objetiva, categórica y contundente". Con respecto a la segunda razón (los miles de millones de años), yo no diría lo mismo, si en lugar de valorar este lapso de manera subjetiva, procedemos de manera objetivamente científica con la aplicación de matemáticas puras; el cálculo combinatorio probabilístico (aplicado en el "azar" o "ley de probabilidades") derivado del análisis estadístico, de lo cual se desprende que cuatro mil millones de años, no son ni la pentallonésima parte del tiempo requerido para que se diera por azar un evento del que resultara tan solo una célula procariota, (la forma más "simple" y primitiva de ser vivo y entrecomillo la palabra, por que de simple no tien nada) ya no si hablamos de los organismos superiores y del ser humano; es decir cuatro mil millones de años es ridículamente tiempo insuficiente; habría que multiplicarlo por: "uno con treinta ceros" y aún así faltaría tiempo. Así es que, por la vía científica del cálculo, se demuestra plenamente que el tiempo de existencia que se ha establecido para nuestro planeta es insuficiente para que, se diera por azar es decir: sin la participación de criterios propositivos, el resultado real e inobjetable que observamos que es; la enorme cantidad de seres vivos que en la actualidad habitan en nuestro planeta y los que habitaron y ya se extinguieron. Si dije anteriormente a mnanera de símil, que dicen que hay lugares en donde los patos les tiran a las escopetas, es por que ahora tenemos que creer que de la torpeza máxima equiparable al devenir azaroso, errático e inopinado que resulta de una masa en estado de ebullición; como dije, es creer que esa torpeza estructuró los elementos químicos en ebullición para dar como resultado, cosas y seres tan perfectamente organizados y con iniciativas intelectuales en el caso del ser humano.

Los hombres de ciencia que se dedican al tema de las pinturas rupestres de la prehistoria, después de datar por otros medios la cantidad de años en el pasado que se cuentan desde que se plasmaron en las paredes de las cuevas en cuestión (lo cual ponderan entre unos dies mil o veinte mil años según el caso en cuestión); aseguran además que dichas figuras fueron ejecutadas por seres vivos con inteligencia similar a la del hombre actual ellos no suponen que de una manera errática y aleatoria el medio ambiente en esa cantidad de años haya actuado por medio de corrientes de agua o por los vientos o por la actividad errártica de animales que por allí rondaban, se fueron integrando esas figuras; y tampoco dicen que alguna otra causa aún desconocida (la tercera opción) haya dado como consecuencia esos resultados: aseguran de manera categórica que seres humanos intervinieron en su ejecución; no especifican qué o cuál individuo o quién o quiénes intervinieron de manera individual, porque esos seres humanos no acostumbraban (como los pintores modernos) firmar sus obras. Y aseguran lo que aseguran debido a la complejidad estructural de los resultados en comparación con la escasa o nula probabilidad de que por medios aleatorios se haya dado de otro modo sin la participación de inteligencias rectoras y ejecutoras de esas obras.

Lo que quiero decir con lo anterior es que, no es necesaria la presencia concreta y actual del "autor" de una obra, para determinar de manera irrefutable, si no el nombre del autor, por lo menos, las características de dicho "autor" en cuanto a grado de destreza por ejemplo: si yo veo una pintura con características similares a las ejecutadas por determinado pintor, aunque no pueda asegurar que esa pintura fue obra de ese pintor, por lo menos sí puedo asegurar que el autor de esa obra, ejerció una técnica artística muy similar a la de ese pintor con el que hago la comparación. No voy a decir que alguien batiendo pinturas y arrojándo porciones de dicho batido inopinadamente hacia el lienzo haya dado ese resultado; ni mucho menos voy a suponer que alguna otra causa aún desconocida (la tercera opción) fue la que produjo esa pintura.

Conclusión.- Con respecto a la causa de la formación de seres vivos: si el resultado se tiene de manera real y objetiva y vemos que aplicando el método científico (matemática estadística de probabilidades) no se pudo dar por procesos aleatorios, dado la insuficiencia del tiempo definidamente disponible, entonces los procesos no fueron aleatorios, y si no fueron aleatorios, algo tuvo que intervenir de manera propositiva, y esta intervención propositiva tuvo que ser ejercicda por algo con criterio para: primero establecer el propóisito, luego diseñar los medios para llegar a ese propóisto y después; disponiendo de la materia y energía del ambiente, ejercerlo en el lapso en el que se ejerció. Por lo anterior se llega a la conclusión por medios científicos, que hay algo que "ha intervenido" y sigue interviniendo de manera inteligente en el proceso. O ¿se ha de dar entrada a la tercera opción?... Bueno la tercera opción siempre va a existir y es a saber: que "el proceso se dio por causas totalmente desconocidas hasta ahora" es al final de cuentas lo que van a decir aquellos que en el caso de una discusión o debate pretendan poner punto final al mismo lo cual, desde mi punto de vista es absolutamente respetable pero solamente respetable.

Pero lo anteriror es tan solo un anticipo del tema motivo del presente ensayo.

Saltar directo al tema "Dios"

Cómo me hubiera gustado que mi padre hubiera dejado escrito algunas o muchas de sus ideas, personales ya sean éstas, fundamentadas o sin fundamento; para leerlas y releerlas como un buen entretenimiento para "transportarme" imaginariamente al sentir de él en esos momentos; de mi padre sólo mantengo el recuerdo de alguanas muy interesantes pláticas. Es por eso que hago lo presente, para que los que vengan después que yo, si es que en su momento tienen la misma inquietud, se entretengan leyendo lo que desde mi concepción y en mi momento, considero propio escribir, ya sea con o sin fundamento. Con lo anterior quiero dar a entender que los ensayos presentes se los dedico principalmente a mis hijos: Pedro, Tomás, Juan Manuel, Ernestina e Isabel; en segundo término a mis demás familiares y en general a toda persona que en su momento, se tome la molestia de aguantar leerlos ya sea en parte o en todo...

Hay temas, los cuales en la actualidad, a los jóvenes y aún a los no muy jóvenes, les es aburrido tratar o tomar algún "espacio" para poner su empeño y reflexionar, dichos temas son fundamentalmente filosóficos y científicos sobre la mística de la vida y de la existencia del todo que llamamos universo; lo cual se debe en gran parte a que sus tendencias habituales han sido "conducidas" por no decir: "empujadas o inyectadas" por el "arroyo" de la actualidad tendenciosa es decir: por la multitud de influencias que hacen tender las voluntades, a temas con propósitos de intereses comerciales muy particulares y muy bien conocidos a nivel mundial (deportes de alto $$$rendimiento$$$, espectáculos con figuras artísticas "$$infladas$$" por los medios de publicidad, líderes absolutos de modas y de marcas, todo ello exponenciado ahora con el uso de la Internet con la cual se genera otra especie de adicción; y tantas otras distracciones controladas e inducidas por la actualidad comercial publicitaria); como digo, todos esos intereses comerciales, hacen que la humanidad en general desatienda temas de mayor importancia pero que por no aportar pingües beneficios económicos a la tendencia comercial actual que hace esos manejos, no se les da la publicidad debida.

El criterio colectivo se maneja y modula de tal manera que hacen parecer más importante, el resultado de tal o cual evento deportivo; que la pobreza extrema que mucha gente padece.

El criterio colectivo se maneja y modula de tal manera que hacen parecer más importante. el fallecimiento de tal o cual $celebridad$ $artística$ que los efectos debastadores del clima.

El criterio colectivo se maneja y modula de tal manera que hacen parecer más importante, el proceso electoral de otras naciones que el de la nación propia.

El criterio colectivo se maneja y modula de tal manera que hacen parecer más importante, el hecho de que, no se sabe bien cómo una tortuga se metió todo un popote por uno de sus orificios nasales (léanlo bien, todo el popote); que la generación de empleos de una industria ya establecida. Por que ahora ya están promoviendo una ley para que ya no se fabriquen popotes.

El criterio colectivo se maneja y modula de tal manera que hacen parecer más importante, el hecho de que un asesinato múltiple sea más imputable (dicho delito) a la autoridad que con fundamento en el decir de los testigos dictamina una manera como se pudo haber llevado el proceso del crimen por el calificativo erróneo de "verdad histórica" en lugar de, "verdad jurídica"; que a los mismos criminales que los cometieron los cuales (en su gran mayoría) ya han sido capturados y procesados por aquella autoridad. Nada más faltaría que ahora se manifieste esa colectividad para que esos criminales sean puestos en libertad.

El criterio colectivo se maneja y modula de tal manera que hacen parecer más importante, el que los jóvenes en sus instituciones educativas, reciban instrucciónes para activar manifestaciones secuestrando vehículos y en su caso quemándolos algunos, agrediendo a intereses de empresas legalmente establecidas, obstruyendo vialidades y muchos etcéteras; en lugar de aprender a educar a la niñez.

Pero, llega un momento en el lapso de la vida (casi siempre al final) en el que por alguna razón ya nos tienen hastiados todos esos atractivos y nos vemos impulsados a "desintoxicarnos"; es entonces cuando nos da por ver fotos de otros tiempos para recordar momentos que estuvimos con la familia, con los hermanos, con los hijos, con los nietos o con los padres; nos acordamos de anécdotas o de referencias remarcables de acontecimientos especiales y etc, etc.

Por ahora, parecen ser más importantes las actualidades de los resultados en temas de deportes profesionales ($$$) o de figuras artísticas como dije: "$$infladas$$" y en general; del deporte y arte comercializados ($$$); que el tema sólo de nuestra propia naturaleza o el tema sólo de la naturaleza ambiental o temas de ciencia como física, química, matemáticas, etc. Todo lo anterior, sin considerar que eso mismo es el simple resultado de lo fundamentalmente importante, lo cual sí es manipulado por quienes sí saben del tema y lo ejercen para su provecho ($$$). Es tan íntegra esa manipulación, que hasta el tema de obtención de recursos se ve forzado en gran parte para la satisfacción de lo que previamente se ha hecho "indispensable". La persona ya no tiene tiempo más que para adquirir los medios para satisfacer y substanciar los "hábitos" en los que ha quedado inmerso; y si se llega a excedencias en los recursos, de manera inmediata se influye para la inversión de los excedentes en lo que se le ha habituado o se le “empuja” para la adquisición de un nuevo hábito que rinda pingües frutos a los promotores. Todo tiende a comercializarse de manera centralizada en beneficio de unos pocos.

Que quede claro, con lo anterior no estoy haciendo mofa del deporte ni del arte ni de los procesos jurídicos como tales; simplemente me estoy refiriendo a la manipulación que se hace del deporte y del arte y de todo lo que represente un interés para los "promotores" para insuflar nuestros criterios y hacerlos proclives a la tendencia de desembolsar nuestros recursos para satisfacer nuestros criterios ya insuflados de hábitos. No cambia en nada nuestras facultades o recursos personales si se da un resultado deportivo como si se diera el resultado contrario a no ser que apostemos, lo cual ya nos hace adictos a otro género de vicio; pero en veces mostramos un "gozo" al saber que nuestro "equipo favorito" gano, lo cual no nos lleva ni abrigo, ni comida ni nada por el estilo, solamente "agitamos" de manera aparente "positiva" aquello de lo cual fuimos previmente insuflados y de alguna manera, si no fuimos al estadio a pagar por ver el partido, al estarlo viendo en la televisión estamos siendo objeto de la propaganda de infinidad de artículos. Se lee en un mensaje televisivo: "La televisión es maravillosa: no sólo nos produce dolor de cabeza, sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que no aliviarán" Bette Davis. La telvisión es una "fábrica de deseos" y un medio para vender los satisfactores; es una fábrica de problemas y un medio para vender las soluciones

Existe una tendencia hacia un "Orden Mundial" es decir: hacia una especie de "Gobierno" que rija en todos los aspectos, tanto económicos como políticos y sociales de una manera mundialmente centralizada, pero con propósitos de "dominio" en un sistema en el cual, la mayor parte de la población vendrá a ser si no, la escoria, sí la servidumbre; que para todo hay gente y si no, se hace esa gente por medio de una "educación" previamente diseñada, a la cual se le habrá de llamar: "Educación Mundial Pública" que habrá de ser obligatoria y supuestamente gratuita. Esta tendencia ya tiene grandes avances en casi todos los países; en unos más y en otros menos, y posiblemente no estemos lejos en el tiempo, de que se den serios desenlaces al respecto.

Algunos de los recursos que se utilizan como "catalizadores" para sus propósitos son: el manejo de la información, el control de las economías y el control de la educación todos los cuales, entretejidos de manera astuta para conseguir esos propósitos de manera predeterminada.

Los precursores de ese "Orden Mundial" no exhiben de manera explícita sus verdaderos propósitos sino que por medio de argucias parecen pretender el favorecimiento de la población a la cual en realidad, tienden a "subyugar" (para su beneficio) de una manera aparentemente conciliadora con el bienestar colectivo.

Los avances científicos sólo son calificados de verdaderos, buenos, aceptables o efectivos, en el consenso de la "Comunidad Científica" (la que yo llamo: "Ciencia Normal"), cuando son congruentes con las tendencias que ellos (los miembros de esa comunidad) pregonan para sus propósitos y ni siquiera para sus propósitos, sino para los que los "manejan"), o cuando no interfieren con las falacias con las que ellos confunden a la humanidad. Yo llamo pues "Ciencia Normal", al conjunto de conocimientos aceptados por los precursores de ese "Orden Mundial" los cuales (dichos conocimientos) se mantienen firmes aún contra las leyes naturales y contra hipótesis más congruentes o menos discordantes con dichas leyes. Nadie de la gente común pasa a creer en la posibilidad de que mil millones de toneladas de plomo se puedan comprimir en un volumen de una micra cúbica, pero a estos señores de la "Ciencia Normal" no se les hace difícil expresar que toda la materia de todo el Universo estuvo concentrada en un volumen infinitesimalmente pequeño es decir: en un volumen cero y que en ese momento no existía ni el espacio ni el tiempo. No, como lo he de seguir diciendo; no es una vacilada mía, es la Teoría del Big Bang sostenida por esos señores que se dicen científicos (y algunos lo son, pero son manipulados) de la "Ciencia Normal". Pongo la liga siguiente para sostener lo que acabo de decir.

http://www.readwriteweb.es/consiste-la-teoria-del-big-bang/

Y como este sitio existen muchos en la Internet....

Pues bien, vaya este conjunto de ensayos como una forma de "herencia" no sólo para mis hijos (que es a quienes pretendo principalmente), sino para el resto de la familia y toda persona que se tome la atención o la gran molestia de leerlos.

 

 

 

LA CONSCIENCIA..



¿Qué es esa cosa o ese algo que nos hace estar "dando fe" de nuestra existencia así como de la existencia de las cosas y seres que nos rodean? Pues bien, puede decirse que la consciencia es un sin número de reacciones que de alguna manera influyen sobre  nuestra conducta o manera de responder a los estímulos externos que nos afectan de algún modo. Primeramente, se entiende que nuestros sentidos, de alguna manera llevan los mensajes de los fenómenos o estímulos que percibimos por conductos nerviosos, a nuestro cerebro. Cada sentido lo hace de una manera muy específica, por la que se procesa la información percibida y el código de esa información es conducido a la parte del cerebro correspondiente para dar lugar a otro tipo de reacciones muy complejas que tienden a que esa información una vez decodificada, sea intuida o interpretada precisamente por eso que constituye la "conciencia" que en resumidas cuentas viene a ser eso que entendemos como el "yo" ontológico. Se ha avanzado mucho en esas investigaciones al grado de que, se entiende en qué parte del cerebro tienen lugar algunas de estas reacciones (no todas ni mucho menos) por ejemplo: se ha determinado que, la parte posterior de nuestra corteza cerebral, es la región en donde se procesa la mayor parte de la información que aporta el sentido de la vista (la visión primaria), la parte del cerebro que establece la facultad de hablar, reside en dos áreas del lado izquierdo de nuestro cerebro y algunas otras zonas, en las cuales radica el control del tacto y del movimiento voluntario de nuestros miembros externos, pero todo esto no da mucha luz sobre la residencia de la conciencia o sobre si la conciencia reside en alguna parte de nuestro cerebro o es algo que sin estar de manera manifiesta en forma material, nos hace ser a nosotros lo que somos, y aquí, es donde quiero centrar mi atención para discernir sobre el tema.

Cuando decimos que, "somos", en realidad ¿a qué nos referimos? Nos referimos: ¿a nuestro cuerpo?, ¿a nuestro cerebro?, ¿a nuestra mente?, ¿a una parte de esa mente? O ¿a la conciencia?. Esta pregunta está muy lejos de ser contestada de manera categórica y es objeto de multitud de controversias de índole filosófico, las que, añaden más dudas que soluciones al respecto.

Lo anterior, no quiere decir que es mejor no tratar el tema ya que si bien unas dudas salen a flor, algunas otras pueden virtualmente desvanecerse o resolverse, lo cual justifica la empresa que se haya seguido. Pondré una parábola que sea más elocuente: cuando "perseguimos" a un camarón o un conjunto de ellos, para obtener de él o de ellos el alimento necesario, con las dificultades que ello implica, batallamos para capturarlo, y en el proceso de esa persecución afloran a la superficie del fondo acuático (salen de entre el lodo) otros que se encontraban enterrados o más hundidos, en lugar de sentirnos tristes porque ahora en lugar de perseguir uno o un conjunto de ellos, sabiendo los problemas y dificultades que tuvimos que afrontar, vamos a tener que multiplicar esos esfuerzos al tener que perseguir diez veces más, más bien nos alegrará saber que ahora estamos en posibilidad de tener con qué satisfacer nuestra necesidad de comer, al existir de manera real otros objetos qué perseguir. Así en el campo de la investigación filosófica, aunque nunca se termine el objeto de la investigación eso nos dará la satisfacción de que siempre vamos a tener con qué alimentar el "espíritu" del cual ya habré de tratar en otro ensayo.

Volviendo al tema de la consciencia, debemos empezar por tratar de definir lo que entendemos como tal y aunque, de manera categórica, es posible que nunca tengamos una definición adecuada; en nuestro intento, de alguna manera vamos a estar más cerca de un entendimiento cada vez más satisfactorio y próximo a la verdad aunque nunca lleguemos a ese límite, propongámosnos pues, ensayar sobre la consciencia y propongamos ensayos de definiciones.

Para empezar diré que el uso que se le da al término, se refiere a dos significados muy importantes, uno de ellos es el de que la conciencia es aquello que nos empuja desde nuestro interior a hacer lo que moral y éticamente es correcto y que si no lo hacemos así, nos induce un sentimiento de culpa. El otro significado es el que le da la filosofía principalmente en el sentido de que, es aquello que nos hace "entender" las percepciones que nuestros sentidos registran para formar: conceptos, ideas y juicios que se almacenan en nuestro cerebro en lo que llamamos memoria, para su eventual manejo en pro de nuestro libre albedrío con nuestra capacidad intelectual.

Algunos establecen una diferencia entre estas dos maneras de interpretar la palabra considerando que, la segunda, se escribe con "sc" y la primera, con "c" solamente, pero nuestro diccionario es decir el de nuestra lengua, establece que las dos maneras de escribir la palabra se refieren en todo caso a la misma cosa. La definición que aparece en dicho diccionario es la siguinete:

consciencia.
(Del lat. conscientia).
1. f. conciencia.
2. f. Conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones.
3. f. Capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento.

Se entiende que cuando nos referimos a la primera interpretación o sea aquella en el sintido de "entidad rectora moral de nuestros actos con respecto a los demás" eso es sólo una derivación o parte de la otra porque no nos podemos sentir culpables u orgullosos de nuestros actos si antes no tenemos el conocimiento racional correspondiente de ellos. En el presente ensayo me he de referir siempre al sentido principal y dándose por entendido que, es indiferente la forma en que esté escrita la palabra ya que ambas formas se refieren a lo mismo.


La conciencia es aquello que nos faculta para: entender, interpretar, valorar y decidir en consecuencia, sobre todo lo que consideremos conveniente a nuestro interés; referente a aquellos elementos objeto de la percepción de nuestros sentidos que es llevada a nuestro cerebro para su abstracción, ya sea, de manera directa o intuitiva o de manera indirecta o intelectiva la cual se puede llevar al cabo por inferencia inductiva o deductiva. Parece que se enreda más la cosa que lo que se trata de explicar pero trataré de simplificar. Por medio de nuestros sentidos percibimos "imágenes" (visuales, auditivas, sensitivas táctiles, olfativas y gustativas) y la facultad que tenemos de procesar tales percepciones de una manera muy particular tendiente a la valoración de cada una de ellas por separado y en las combinaciones que se quiera para nuestro provecho o simplemente para almacenarlas como conocimiento, a esa facultad es a la que yo llamaría consciencia. Ahora bien, de una manera más universal, se puede decir que, consciencia es esa facultad que tenemos por la cual sabemos que existimos y que existe todo lo que percibimos de manera intuitiva o intelectiva.

Después de esto decimos que por medio de la conciencia, somos capaces de interpretar de manera abstracta todo lo que concretamente nos rodea y que está al alcance de esa capacidad, por lo que vendría a ser no otra cosa que, el criterio de nuestra "mente" y en seguida viene la pregunta: ¿es nuestra conciencia parte de nuestra mente? O ¿es la mente misma? Si a nuestra conciencia la consideramos como una parte de nuestra mente, tendríamos ahora que hablar de nuestra mente para verla de otra manera o tratar de explicarnos ese continente de nuestra conciencia; y si la conciencia es la mente misma, tendremos que hablar de la mente con los demás atributos que la asistan. Antes de avanzar en la "pesca" de otros conceptos, analicemos algunos de los que hasta ahora hemos puesto en la mira de nuestras "redes" y que están más próximos a su captura aunque aún esta captura no sea segura.

Hablemos del sentido de la vista: nuestros ojos, son la parte de nuestro ser que capta el fenómeno lumínico visual llamado imagen, ésta se manifiesta por una disposición ordenada de elementos visuales llamada forma dentro de la cual se dan diversas intensidades de luz y colores que emite o refleja el objeto de dicha imagen y que, a la manera como se lleva a efecto dentro de la película de una cámara fotográfica, sucede en la parte posterior de nuestros ojos; en la retina, en donde, cada zona o parte unitaria de esa imagen queda en contacto con células especializadas que responden a la intensidad de luz y color que la está afectando, formándose así, un mapa de la imagen que está afuera de nuestros ojos, pero esta imagen en forma de mapa, aunque coincide con la real que está afuera (de hecho se presenta invertida dentro del ojo pero es procesada para que nuestra "conciencia" la interprete como es), se transmite a un lugar de nosotros, en donde se manifiesta a nuestra conciencia; cada célula afectada, está en el extremo por decirlo así, de una fibra nerviosa que conduce a la parte del cerebro en donde se va a iniciar el proceso de "revelado y archivo" de la imagen, como dije antes, se ha llegado a determinar que la parte posterior de nuestro cerebro es el lugar en donde se efectúan estos procesos y se dice que es aquí en donde el cerebro realiza los procesos para que: en primer lugar, esa imagen sea intuida y luego inteligida por nuestro "ser", además, para que se determine su almacenamiento en la memoria, ya sea, la memoria actual, la de escaso plazo, la de medio plazo o la de gran plazo, dependiendo de la valoración que de acuerdo a las experiencias anteriores, se le dé por la necesidad que se determine para seguirla utilizando. Esto de antemano, nos lleva a considerar que los procesos que se llevan a efecto en nuestro cerebro están muy íntimamente ligados a: la mente, la conciencia, la inteligencia o el albedrío; de donde resulta: la conducta de nuestro ser con las implicaciones inherentes de ética y moral. Pues bien lo que la investigación ha esclarecido, es en cierta manera, la forma como se llevan a efecto las captaciones, transmisiones y procesamientos de las señales percibidas ya sean: visuales, auditivas, táctiles, gustativas o sensitivas según sea por donde tuvieron su inicio en alguno de nuestros sentidos y las cuales, por mecanismos muy complejos llegan a ser la causa de que un gran número de células internas del cerebro llamadas neuronas, queden de tal suerte "marcadas" o formando parte de redes internas bien definidas que son las que determinan virtualmente la constitución y el almacenamiento de unos elementos llamados recuerdos y que, en realidad son las "imágenes" que el cerebro ha formado de todas las experiencias sensitivas en primera instancia (intuiciones), que al ser "registradas" en el cerebro como tales, pasan a otro proceso de integración para constituir las "imágenes secundarias" o de orden posterior, (abstracciones intelectivas) que vienen a ser por ejemplo, los métodos abstractos o algoritmos de que se dispone en el cerebro para "resolver" los dilemas que en su momento se presenten por medio de la capacidad llamada albedrío, la cual se deriva de la misma manera, del cúmulo de información almacenada en el mismo cerebro y de la que se dispone para valorar lo que se deba y decidir sobre lo que convenga. Un individuo por ejemplo, capta el sabor de una sustancia y esa "imagen" gustativa la almacena su cerebro por ejemplo, como agradable; por lo que, su albedrío queda programado para aceptar nuevamente esa sustancia, pero pudiera ser que, al hacerlo de manera repetitiva, capte un efecto nocivo para su salud ya sea en forma de debilidad digestiva o en forma de molestia sensorial por lo que, este nuevo elemento (el resultado nocivo) pasa como un nuevo elemento de memoria, a formar parte del cúmulo de recuerdos que en lo sucesivo, modificarán el albedrío para consumir esa sustancia de manera nula o disminuida o, si fuera el caso, de una manera indiscriminada en cuyo caso estaríamos hablando de desórdenes internos llamados vicios. Pero hablamos de que todo aquello sucede en nuestro cerebro y no nos damos cuenta de que, lo que vemos, aunque es el resultado de un proceso por así llamarlo cerebral viene a desembocar en ese algo que llamamos conciencia y que nos da la aptitud "mágica" de intuir o inteligir de tan "viva" manera esas percepciones que nos es difícil aceptar que, sólo están en el cerebro sin que salgan de allí o que por lo menos estimulen algo más allá no en el espacio sino que, aunque quede confinado dentro del mismo espacio, sea de una naturaleza por decirlo de otro modo, "ultramaterial" o más propiamente "supramaterial" que bien puede ser nuestro espíritu o alma. Lo analizaré de otro modo, el proceso de la fotografía se inicia en la imagen que emite una señal luminosa que es captada por la cámara a través de la lente, y procesada de una manera muy sencilla hasta hacerla llegar a una película sensible en donde quedará plasmada; y después de otro proceso, (el revelado) llega a su forma definitiva en la que nosotros la podemos observar. Durante el proceso de estimulación de la película, la imagen ya estaba allí dentro de la cámara pero la cámara no podía verla, luego pasó en el proceso de revelado, a estamparse en un papel, y ni el papel ni la cámara podían verla; o de mejor manera dicho, concebirla y si no hubiera habido una persona que la observara, toda la materia del mundo no hubiera sido suficiente para concebirla. De la misma manera, si en nuestro cerebro todo es materia y como tal es considerado, bien pueden darse allí los más complejos procesos físicos o químicos y aún bioquímicos y el cerebro no será capaz con toda su materia, de observar nada, simplemente viene a ser una especie de almacén de datos como los que se guardan en una memoria de computadora o de cinta magnética que por más que la miremos como tal, sólo vamos a ver el "chip" o la cinta, pero no vamos a percibir ni las imágenes ya sea sonoras o visuales que guardan, hasta que las procesemos adecuadamente para que nuestro poder observativo dé fe de esas imágenes. El papel que desempeñamos nosotros en la percepción de las imágenes de esos "chips" o cintas de almacenamiento, con respecto a los procesos que transforman esas informaciones materiales en imágenes perceptibles, es el mismo papel que desempeña nuestro espíritu para dar fe de las imágenes que se almacenan y son procesadas por nuestro cerebro formado sólo de materia, sobre la que prevalece un estricto dominio de eso inmaterial que yo llamo espíritu y que, una parte de él nos identifica como lo que somos o como quienes somos y a lo que se le pudiera llamar con cierta propiedad conciencia y otra parte de él no se nos revela y permanece funcionando de manera interior para gobernar los procesos internos de la conservación de nuestro organismo generando recursos para la autodefensa tan complejos que, la inteligencia producida por la conciencia humana ni siquiera puede compararse, es decir, dentro de nuestro ser subyace pero mejor dicho: predomina una superinteligencia que si se hiciera perceptible a la conciencia, llegaríamos a ser algo así como "dioses" ¿pudiéramos llamar a esa superinteligencia interna, "el ángel de la guarda"? o bien ¿nuestro "Dios interno"?. No importa cómo lo llamemos, es un hecho que allí está y que funciona de manera tal que, podemos enterarnos de su presencia de manera abierta y directa ¿quien no ha experimentado el sudar cuando hace calor? ¿o el torrente de adrenalina en nuestro cuerpo cuando algo nos sorprende? ¿o el alivio y curación de muchas enfermedades sin que para ello hayamos ingerido medicamento alguno? ¿o el aumento en la frecuencia cardiaca cuando hacemos ejercicio o cuando estamos bajo el efecto de ciertos estímulos externos? ¿o las funciones internas de la digestión, de la circulación de la sangre, de la reproducción, etc.? Ésas y otras reacciones mucho más complejas realiza esa superinteligencia interna que llevamos de manera subyacente (dije mal, es suprayacente) en nuestro cuerpo material y que organiza esa materia de nuestro cuerpo para que funcione como lo hace.

Posiblemente nunca se llegue a esclarecer de manera total el misterio del espíritu que rige al ser sobre lo material pero si las investigaciones llevadas al cabo por las mentes más distinguidas no cesan, está claro que mucho se va a avanzar y alguna vez en el futuro habrá quien pueda llevar hacia el control de su conciencia, alguna parte de esa superinteligencia y con esto resolver problemas humanos que hasta ahora no se han podido resolver como por ejemplo la cura de algunas enfermedades hasta ahora incurables, o los problemas sociales de "poder injusto" que en la actualidad sólo resuelven problemas de quienes los poseen y no del todo.

Llegado el caso, con la posesión de conocimientos emanados de la superinteligencia interna se pueda encontrar la manera de obtener sustancias que a manera de vacunas, puedan impedir que en nuestras conciencias penetre el dominio de la injusticia; y la humanidad en términos generales, llegue a formar sociedades progresistas y no de autodestrucción.

La consciencia pues, es indescriptible de manera real, no hay manera de definirla en términos materiales o dialécticos pero sí podemos ensayar diciendo que es aquello que hace responder a un conjunto de manteria organizada en lo que se llama: "Ser", de manera "propositiva" según el deseo y libre albedrío de dicho "Ser" que se ajuste a los recursos del mismo.

Tenemos un cuerpo formado de materia en su totalidad pero ya se vio que, la materia en sí sólo responde a las leyes de la física, es decir que, por ejemplo: si calentamos mucho un pedazo de metal, éste incandesce o se fuende o se vaporiza según sea el grado de calentamiento, pero ese metal permanece indiferente al grado de calentamiento que se le aplique porque para él, es lo mismo estar en cuanquier estado de respuesta física.

Podemos construir un dispositivo que al estar en un determinado ambiente, se mueva hacia un lugar con determinadas características por ejemplo: de temperatura es decir: que se mueva a zonas en donde la temperatura se manifieste dentro de ciertos márgenes porque nosotros queremos que dicho dispositivo se encuentre en esas zonas que son las que mejor se ajustan para el buen funcionamiento con respecto a aquello para lo que diseñamos dicho dispositivo y esto no quiere decir que el dispositivo esté dotado de consciencia ya que para el mismo dispositivo es indiferente estar en un lugar que en otro, somos nosotros los que queremos por nuestra conveniencia que permanezca en determinadas condiciones ambientales.

Todos los seres animales están dotados de una forma de consciencia que los hace decidir sobre el medio ambiente en que han de estar para su mejor conveniencia de una manera que llamamos: instintiva o irracional; y en los humanos, de una manera que llamamos: intelectiva o racional; pero, aquello que determinó la dotación de esa forma de consciencia, ya no puede dirigir esos procesos en los seres porque de alguna manera esa dotación implica una cierta autonomía por la que, aunque el propósito fundamental de la existencia de los seres, es el de reproducirse y mantener al ser vivo; un determinado ser, (humano) puede en un momento dado si es que así lo decide, quitarse la vida antes de reproducirse.

Yo creo que de manera paralela a la existencia material de todas y cada una de las partes de un ser, coexiste su correspondiente forma inmaterial o dicho de otra manera: espiritual, y que hay una persona exactamente igual a cada uno de nosotros en esa forma inmaterial (espiritual) que contiene la parte ejecutora autónoma de la persona y que de la misma manera paralela se va desarrollando desde nuestra forma embrionaria hasta la actual; dije anteriormente: "yo creo" y pudiera estar equivocado.

Ya, de aquí para adelante vienen las conjeturas acerca de: ¿Qué va a ser de esa parte espiritual cuando la material se destruya? ¿Se destruirá también? ¿Quedará por decirlo de alguna manera: flotando? ¿Reencarnará en algún otro cuerpo? De manera categórica no se puede dar una respuesta a ninguna de esas preguntas ni a muchas otras de esa índole; y como dije sólo se puede conjeturar; y en esto sí que se dan una gran cantidad de pseudo-hipótesis de las que resultan: por una parte, las religiones, por otra parte, las hipótisis del espiritualismo de las que se derivan muchas conjeturas acerca de la forma en que se agrega la materia para formar cuerpos de los cuales unos son inanimados y otros animados.

Independientemente de la vertiente religiosa, que es una derivación de la espiritualidad, consideremos a esta última (la espiritualidad) como algo que existe en el Universo y que establece la forma como se ha de congregar la materia para los resultados que se observan.

dos átomos de Hidrógeno se asocian para fomar una molécula de H2 por causas que hasta aquí nos parecen muy explicables de acuerdo con la teoría atómica, debido a que aunque son neutros desde el punto de vista eléctrico, cada átomo se comporta como un "dipolo" que al encotrarse con otro igual, se aparean y forman un conjunto ahora sí neutro también y carente de la "dipolidad" de cada uno de los participantes en esa paridad; dicha molécula no puede interactuar eléctricamente con sus vecinas y la única fuerza que coexiste entre ellas, hasta donde se tiene entendido, es la derivada de la propiedad gravitatoria de la materia. La teoría gravitacional nos lleva a concluir con que una enorme cantidad de moléculas de Hidrógeno intergravitan y forman estrellas que al colapsarse engendran fuerzas y temperaturas tan enormes que conllevan a la formación de nuevos elementos más pesados y de esta forma por procedimientos que en detalle hasta ahora no se han podido establecer de manera categórica; a dar origen a los elementos de la tabla periódica (también dominan las conjeturas en la explicación de la mayoría de los elementos más pesados de la tabla encuestión que hasta ahora no se ha podido explicar de manera categórica.

Después de lo anterior, podemos aceptar que el Universo esté poblado por toda la gama de esos elementos que de manera cíclica interactúan gravitacionalmente para formar nuevamente estrellas, o sistemas estelares con sus respectivos planetas, satélites, cometas y toda clase de astros conocidos; y precisamente en la formación de los planetas y más específicamente en aquellos planetas como el nuestro en donde se agrega la materia para formar seres, es en donde hemos de fijar nuestra atención para investigar qué es lo que hace a la materia congregarse en esa forma para dar como resultado ese que se da que es a saber: no nada más los seres vivos que conocemos como tales sino a nosotros mismos con nuestra capacidad de conocer que somos lo que somos. Aquí es donde no cabe otra suposición más que la de aceptar la existencia de una "superespiritualidad" que por decirlo así, "lleva de la mano" a los elementos para que se constituyan en eso que llamamos seres vivos marteriales, uno de los cuales es el "Ser Humano".

Conluyendo: la materia que existe en el Universo configurando cuerpos animados o inanimados, por sí sola, no es capaz de concebir absolutamente nada, de lo que se desprende que, para que haya "concepción" es menester cierta configuración material en la que participe tanto la materia misma como esa parte que concibe que llamamos conciencia; dicha parte además de concebir, mantiene de manera "correcta" la disposición intermaterial de los seres para que correspondan al propósito predeterminado.

Las células en el proceso embrionario en la gestación de un ser, son células inicialmente exactamente iguales que se reproducen de manera similar hasta cierto momento de ese proceso de gestación; y a partir de ese determinado momento, unas células al irse reproduciendo, lo hacen para formar los diferentes órganos y partes del organismo ¿Qué es lo que hace que unas células aparentemente iguales, unas den como resultado un corazón, otras, un hígado, otras, cada uno de las partes del organismo para el que están destinadas a formar? ¿Yla mente? ¿De qué células o de qué parte material en las células deriva? ¿Será de las células insulares del cerebro? Y de ser así, ¿qué parte material de esas células contiene esa escencia mental?

Se les llama: "Células Madre" a aquellas células que inician la diferenciación celular; se ha experimentado en el sentido de que si se implantan dichas células en determianda parte de un organismo, tienden a reproducirse en el sentido del órgano vecino es decir que, si se implantan en el riñon, tienden a reproducirse par formar células similares a las del riñón, se supone que su reproducción queda orientada por la orientación de la reproducción de las células vecinas y esa orientación existe desde que se inició la formación de dicho órgano pero originalmente, no existía ningún riñón, ningún corazón y ningún organo en general. ¿Qué fue lo que originalmente orientó a aquellas células embrionarias a la diferenciación que les correspondía? y si queremos suponer que los órganos vecinos en el interior de la madre son los que orientan al embrión, estaría bien pero pero esto no está plenamente demostrado antes al contrario, está demostrado que óvulos fuera del cuerpo materno se desarrollan en los seres que los procrearon (caso de los ovíparos).

Pues bien, se infiere de lo anterior que, sobre aquel proceso de generación embrionaria con "miras" a la formación del feto y porteriormente a la del nuevo ser; sobre ese proceso prevalece el efecto "ordenador" de algo que, a células aparentemente iguales se les obligue a ejecutar determinadas actualidades diferentes de acuerdo a un propósito determinado; y las células que van a formar el riñón cumplen con su función ejerciendo su reproducción acorde con ese propósito, lo mismo que las que están predestinadas a formar el cerebro que lo hacen ejerciendo su reprodución en la forma diferenciada correspondiente; y ahora no podemos decir que esa diferenciación ya subyacía de manera desconocida, en la estructura de las células embrionarias porque precisamente ahora vemos que, cualquier célula que tomemos del embrión, (las llamadas: Células Madre) de manera experimental podemos hacer que tiendan al proceso de diferenciación que de manera ahora sí que artificial les induzcamos por haberlas simplemente implantado en determinadas áreas del organismo en cuestión. Pero eso que, de manera artificial ahora se conduce, siempre lo ha conducido la naturaleza y sin tener áreas previas con orientaciones en proceso, es decir: la orientación que reciben las céluas embrionarias para su correspondiente diferenciación, proviene por decirlo de alguna manera, de un "campo" que preexiste en esa vecindad en el cual están bien definidas esas orientaciones y no podemos entender ese "campo" sin darle la forma del cuerpo del ser que está en gestación, pues bien, ese "campo" no ha de ser otra cosa que, el espíritu o alma previa que preexiste con anterioridad a la formación del feto, ¿Qué tanto preexiste? Posiblemente desde que el espermatozoide fecundó al óvulo. Posiblemente esos "campos" estén de alguna manera a la espectativa de que en algún organismo se dé ese inicio de la fecundación para que de manera inmediata, se haga ese "campo", poseedor del proceso.

En ese "campo" está el Ser de manera inmaterial con una actividad superinteligente que no va a dejar de intervenir en toda la vida del sujeto o Ser en cuestión. Esa superinteligencia es la que ordena los procesos de diferenciación en la reproducción celular del feto ordenando la formación entre otras, de las células del cerebro que en el feto sólo tienen actividad intermedia entre su origen y su madurez y cantidad total es decir: cuando el Ser nace, ya están las células cerebrales aunque con un grado de inmadurez máximo y a medida que se van "afianzando" en el organismo van ejerciendo la actividad que les corresponde en la "Consciencia" mental del ser pero inclusive, esa consciencia se inicia de manera incipiente y paulatina desde cero hasta aquellas etapas de la vida en que la persona recuerda tener "uso de razón" que de hecho, nadie puede definir el momento en que empezó a tener uso de esa razón, podemos decir que, a los cuatro años o a los tres o antes pero no podemos decir una fecha en la que recordemos haber empezado a tener "uso de razón" y entrecomillo la expresión porque más bien lo que empezamos a usar es la conciencia.

La madurez de nuestro ser con respecto principalmente a la del cerebro es lo que provoca que esa parte de nuestro ser empiece a tener consciencia del mundo que nos rodea y de nosotros mismos pero esa parte de nuestro ser que nos hace ser conscientes ya existía antes y muchas de sus facultades no se nos hacen llegar a la consciencia, no somos conscientes cabalmente, de la forma como funciona nuestro sistema "defensivo" o mejor dicho: de "autocontrol", qué es lo que hace a las glándulas segregar la cantidad necesaria de hormonas para las funciones internas de nuestro organismo; por lo que podemos cocluir diciendo que nuestra consciencia es sólo la parte superficial de nuestro espíritu el cual elvuelve el máximo misterio de nuestra existencia.

20140324

100208

20180818.

 

 

(Página principal)

Para comunicarme tus comentarios, haz click aquí