CAMPO ELÉCTRICO.

<embed src="JSkaiserwalzer.mid" width="32" height="32"> </embed>

 

¿Qué es el campo eléctrico?: Como su denominación lo dice: éste es el lugar o campo en donde se manifiestan los efectos que producen unas cosas llamadas Cargas Eléctricas que a su vez, forman parte inherente de las partículas materiales subatómicas. Hasta ahora, el efecto producido por esos entes llamados cargas eléctricas, sólo ha sido detectable mutuamente por una simetría de efectos procedentes de las respectivas cargas a las que se ha dado en llamar: carga positiva a una y carga negativa a la otra.

Pues bien, ese antagonismo mutuo en la denominación y efectos al exterior de dichas cargas es lo que ha hecho posible su tangibilidad para nuestra percepción y consecuente medición ya que, su comportamiento les ha dado una cierta identidad por lo que se las conoce. Ese comportamiento consiste en que por principio de cuentas, el campo de acción de una carga, produce una fuerza de atracción mecánica, sobre otra carga de denominación contraria y una fuerza de repulsión sobre otra de su misma denominación: aunque la realidad es que, los campos eléctricos de ambas cargas interactúan de manera mutua para producir el efecto o fuerza que se manifiesta; y hasta ahora no ha habido manera de acusar la existencia del campo eléctrico que circunda a una carga si no es con la concurrencia de otra carga que nos sirve como "carga de prueba" o "carga testigo". El efecto mecánico de repulsión y atracción mancionado, es completamente tangible a nuestra capacidad perceptiva y por lo mismo, es medible de manera precisa, hasta donde la precisión de los aparatos que utilicemos lo determine pero, lo más importante es que, podemos setir esa fuerza que se ejerce de una manera categórica es decir: de la misma manera que sentimos el peso de una roca en nuestras manos, así podemos sentir la intensidad de la fuerza que se ejerce entre dos cargas eléctricas.


Se ha dado por un hecho la existencia del campo eléctrico según esto, porque en el espacio donde se localiza es fácilmente detectable por las manifestaciones de fuerzas sobre partículas materiales con cargas eléctricas definidas como de prueba, rodeadas de manera inherente, también por campos eléctricos, y ese espacio está plenamente definido y diferenciado del otro en donde no se manifiesta ese efecto por la inexistencia de éste, o más bien dicho, por la diferencia en magnitud de ese efecto ya que el campo eléctrico (magnitud del efecto que produce la carga eléctrica) que tiene como centro una carga eléctrica, disminuye con el cuadrado de la distancia pero en teoría nunca se hace cero; pero si consideramos dos campos eléctricos producidos por cargas de diferente signo o nombre, las que se encuentran en un mismo centro o de manera práctica, muy próximas con respecto al punto de observación, ambas cargas producirán sendos campos eléctricos que por ser productos de cargas contrarias, sus efectos dinámicos tangibles a nuestra capacidad perceptiva y criterio llamada intuición; desaparecerán, lo cual, no quiere decir que no existan esos dos campos eléctricos superpuestos; simplemente, sus manifestaciones se complementan y dan la apariencia de nulidad; es como cuando ponemos en ambos platos de la balanza dos masas iguales; la balanza en su índice, presenta al exterior el mismo efecto que cuando no tenía nada en cada plato, y no por eso vamos a decir que es la misma situación: (de cuando la balanza está cargada a cuando no lo está), sólo porque el índice de la balanza nos marca el mismo resultado. Si vemos sólo el índice de la balanza nos parecerá que no hay diferencia entre un caso y otro pero si además ponemos nuestra atención en la balanza con respecto a su punto de sostén, veremos que en un caso la balanza en sí pesa más que en otro. Aquí sabemos que lo que causa el peso de los cuerpos, es su masa y que, por eso una balanza cargada con pesos o masas iguales, no muestra diferencia en su índice pero que indudablemente debe pesar más, al existir pesos en sus platos aunque ambos sean iguales, cuando éstos sean mayores; o pesar menos, cuando sean menores.


En el caso de los campos eléctricos no se conoce a ciencia cierta su naturaleza y la única manera de evidenciarlos es por comparación entre ellos mismos; por lo que, cuando dos campos son iguales en magnitud y de signo contrario y además, coinciden prácticamente en un mismo lugar del espacio por estar sus respectivos focos (fuentes generadoras) demasiado cerca uno del otro, no nos es posible determinar si la vecindad de ese espacio presenta efectos perceptibles producidos por esos campos o si no existe ninguno de ellos. Cualquier carga de prueba ya sea ésta: positiva o negativa, se manifestará afectada de la misma manera en esa zona en donde se superponen dos campos generados por cargas iguales colocadas en el mismo lugar y de signo contrario, si colocamos por ejemplo: una carga de prueba, ésta será atraída por el campo de la carga de signo contrario y repelida por la de signo igual y aparentemente no habrá efecto en la carga de prueba, pero en todo caso, dos campos eléctricos de singos opuestos ubicadas en el mismo lugar o de manera práctica, nuy cerca uno del otro, aunque no den como resultado algo tangible a la experiencia actual o convencional humana, es del todo innegable su existencia por la sencilla razón de que tan luego como varíe uno de ellos, se manifiesta la tangibilidad del efecto diferencial resultante. Se sabe que, la materia está constituida esencialmente por partículas de las que, las más importantes por su abundancia, y permanencia, son: los protones con carga positiva, los electrones con carga negativa y los neutrones sin carga aparente. Pues bien, se infiere que cada porción de materia, es el foco de las respectivas cargas que generan sus protones sus electrones, y de momento no mencionaré a los neutrones. Esos campos eléctricos derivados: uno, de la parte positiva y el otro de la parte negativa, coexisten con igualdad cuantitativa y cualitativamente en oposición, y para fines prácticos, coincidentes en el espacio, por lo que, sus efectos no son tangibles ni detectables por los medios de que se dispone y en una parcial apariencia son nulos ya que se supone que, si colocamos una carga de prueba, ésta reaccionará de la misma manera sin importar su signo; se manifestará atraída por su correspondiente carga contraria y repelida por su correspondiente carga del mismo signo en magnitudes aparentemente iguales y digo aparentemente iguales, porque yo no creo que sean iguales de manera absoluta sino que predomina un ligero diferencial a favor de la fuerza de atracción (en otra parte trataré de explicar la causa de ese efecto diferencial) o sea que, aunque los campos eléctricos que producen los efectos de la componente sumatoria de la carga positiva, como los efectos que produce la componente de la carga negativa de la masa en cuestión sean exactamente iguales en magnitud y contrarios en sus sentidos, no dejan de coexistir ambos en toda su esencia intrínseca. Con todo esto, es y se hace manifiesto que de alguna manera coexisten en el espacio los efectos eléctricos de todos los campos de esta naturaleza que se originan en el Universo y que por ser tan distantes y en su conjunto casi siempre equilibrados, sólo nos es posible percibir aquellos desequilibrios que se manifiestan en nuestra vecindad próxima CLARO ESTÁ QUE ESTO ES EN CUANTO A CAMPOS ESTÁTICOS PRODUCIDOS POR CARGAS PERMANENTES SIN VARIABILIDAD EN TIEMPO NI EN ESPACIO. Por ejemplo, no podemos percibir un campo eléctrico de ningún sentido, producido por la Luna y mucho menos por la masa del sol y aún menos por la de alguna de las estrellas (SÓLO PERCIBIMOS LOS EFECTOS DIFERENCIALES DE LOS CAMPOS ELÉCTRICOS) lo cual no quiere decir que no estén presentes los campos de esos astros en nuestro espacio próximo, sólo que se encuentra el efecto de ellos, además de muy atenuado según sea su distancia, completamente equilibrado en cuanto a su naturaleza inherente es decir en tanto que, CAMPO ELÉCTRICO ya que la masa de cualquier cuerpo contiene en condiciones estables, la misma dosis de ambas cargas. Es más fácil darnos cuenta perfecta de la existencia de campos producidos en nuestra cercanía por perturbaciones que fuercen el desequilibrio posicional de la distribución de las cargas en determinados cuerpos, por ejemplo cuando frotamos materiales diferentes; porque en dichos materiales sí se establece un desequilibrio de cargas muy marcado percibido a distancias relativamente cortas, pero por ejemplo, el efecto que percibimos al frotar el peine con nuestro pelo y poder con esto atraer objetos ligeros como pedazos de papel en la proximidad de nuestra percepción; ese efecto, a distancias grandes carece de detectabilidad ya que la pequeña diferencia local, desaparece en la medida que se incrementa la distancia de observación es decir, al conjunto de: peine, pelo, y papel como tal, se le considera neutro y a grandes distancias se hacen imperceptibles las diferencias locales de la misma manera que las diferencias de campos eléctricos que se generan por el movimiento del aire en convinación con las cargas de la humedad atmosféricas y que al llegar a momentos críticos producen las descargas eléctricas generadas en la superficie terrestre o entre nubes, no producen efectos en cuanto a variabilidad de campo eléctrico detectables desde Marte o desde otra distancia similarmente grande, aunque sí el efecto de la descarga pudiera percibirse a grandes distancias. Quiero decir con lo anterior, que el espacio en lugar de estar vacío, está impregnado con la presencia de campos eléctricos en donde, los efectos individuales, sólo se neutralizan, pero que, como campos eléctricos, allí están; allí está por ejemplo el campo eléctrico de las cargas negativas existentes en la materia del sol y por supuesto el producido por las cargas positivas de la misma materia del sol y de la misma manera los campos eléctricos de todas las cargas eléctricas de toda la materia del Universo que aunque se neutralizan sus efectos como tales, allí están. Y tendremos que hablar de una multicoexistencia de campos que, es real aunque imperceptible de manera directa a la detectabilidad actual de nuestros medios o recursos. Cuando una carga eléctrica se mueve, todo el campo eléctrico que esta carga establece lógicamente también se va a mover en la misma dirección en que lo hace la carga-foco en movimiento, este movimiento no se transmite o se hace perceptible de manera inmediata en el espacio circundante, tiene un retardo que equivale a la velocidad de la luz que es "c" aproximadamente 300 000 km./seg., si el movimiento es cíclico o vibratorio esto produce una ciclicidad o vibración del campo eléctrico que se transmite al espacio vecino a esa misma velocidad "c" y en el espacio vecino en que se detecte esto, será a tal grado tangible ese efecto, que se puede cuantificar la intensidad energética de la fuente que produce esas variaciones y además, la frecuencia de la ciclicidad o vibración de esa fuente porque llegan en Forma de ondas en las que hay variación en cuanto a campo eléctrico y magnético por lo que se las llama ondas electromagnéticas. Se dice que estas ondas se transmiten en el vacío, (lo que en realidad se debe decir es que, en el espacio en que se transmiten, puede no haber materia o lo que entendemos como tal.) y de allí el supuesto absurdo (según la ciencia normal) de que sean ondas y no corpúsculos los entes que llegan al ojo o al aparato que detecte esos efectos, porque según ellos, por el vacío no pueden transcurrir ondas; o sea que, para ellos, las ondas sólo se pueden establecer con la "complicidad" de algo material y como en los espacios intergalácticos o interestelares no hay practicamente materia, la luz sólo se transmite en su concepción "corpuscular"; pero yo creo que aquella multicoexistencia de campos producidos por la materia universal, establece el medio por el cual estos efectos son transmitidos y aunque parece que esa coexistencia de campos en equilibrio, sea en apariencia pasiva, son parte activa y determinante de la transmisión del efecto electromagnético; y en el caso particular: de la luz. No sé a ciencia cierta la magnitud de esos que bien pudieran llamarse "campos etéreos", pero creo que, se puede hablar de una "densidad" efectiva de esa coexistencia de campos debida a la o las concentraciones próximas de materia. Cada porción material que pueble el Universo, debe estar rodeada de sus correspondientes campos, debidos a la componente tanto positiva como negativa de las partículas que la integran, dichos campos deben tener un valor máximo en la contigüedad de la porción material en cuestión y tendrá una disminución a medida que se pruebe con distancias cada vez mayores; así en la superficie del sol por ejemplo, tendremos la suma de sus campos en su valor máximo y a la distancia de nuestro planeta ya estará substancialmente disminuido en la misma proporción en que aumente el cuadrado de la distancia al sol por lo que se infiere que, tiene que ser diferente, o más bien dicho, mayor en la vecindad de nuestro sistema solar por ejemplo que en los espacios interestelares, y que en los espacios intergalácticos debe ser aún menor, y que si esto es así, la velocidad del efecto lumínico, tendría que sufrir cambios substanciales que, bien pudieran explicar el corrimiento al rojo de los objetos visibles más distantes (en apariencia por el efecto Doppler Fizeau) lo que hace suponer que los objetos del Universo en su conjunto se expanden; y de la inexplicable grandeza de las fuentes llamadas cuasares que por esa razón bien pudieran estar considerablemente mucho más cerca de lo que aparentan y no con la lejanía que se deriva de la suposición de que el espacio universal aparentemente vacío, es homogéneo, isotransparente e igual que en nuestras más cercanas proximidades. De la misma manera que se pensó en la antigüedad, que todo el espacio era aire y al fin, se demostró por medios indirectos que el aire es materia y que no se prolongaba su existencia más allá de cierto límite y que a mayor altura era menor su concentración o densidad. Pues bien, de esa manera pudiéramos estar en un error y no vamos a esperar a tener que explorar lo inexplorable, habiendo elementos que por su inexplicabilidad pudieran servirnos de bases indirectas para demostrar lo que es menos inexplicable o definitivamente explicable.

Hasta el siglo XVII existía la disputa en el sentido de que la tierra era fija y que lo que se movía era lo demás y que, si había vientos en la superficie de la tierra, era por perturbaciones locales pero que, de cierta altura para allá el aire permanecía quieto y que ocupaba todo el espacio y con esto se apoyaba la teoría de que la tierra estaba inmóvil, ya que si se movía la tierra, las grandes velocidades implicadas, harían que se sintiera un viento de tal velocidad que destruiría todo, pero como no se sentía el viento tal, era de suponerse que la tierra estaba quieta, pero por otro lado, esto acabó de confirmar que el aire sólo estaba en las cercanía de la superficie terrestre y que se movía con la misma tierra. Si se estableciera que, el éter es algo similar y que acompaña a cada cuerpo, (llámese: piedra, asteroride, planeta, estrella, galaxia, etc.) una zona o campo propio debido a las cargas generadas por la materia del mismo cuerpo, se podría explicar el resultado negativo de los experimentos que definieron la inexistencia del éter; ya que estos esperimentos se hicieron sobre la superficie de la tierra, considerando a ésta: móvil y al éter fijo. Cuando bastaba ese mismo resultado para derivar de ello que el éter acompaña a nuestro planeta.

Si la superposición de los campos eléctricos que genera la materia de los cuerpos, es el medio que sustenta el efecto ondulatorio de las ondas electromagnéticas, entonces debe haber una diferenciación de esa concentración o "densidad" de "éter" en el espacio es decir, en las proximidades de la superficie terrestre, domina el "campo etéreo" que resulta de la masa del planeta, sobre la que resulta de la masa del sol en la misma proporción en que varía el efecto de la fuerza de gravedad, pero a una distancia del sistema solar, o en este caso; dado que la masa del sol es casi la totalidad del sistema, a una distancia del sol mucho mayor que a la que se encuentra cualquiera de los planetas conocidos pero relativamente menor que las distancias interestelares, por ejemplo: a un mes luz; sólo se ejercerá con mayor eficacia el efecto del "campo etéreo" de este sistema en su conjunto sobre los efectos de los "campos etéreos" de las estrellas de nuestra galaxia; y los efectos "etéreos" en zonas interestelares dentro de nuestra Galaxia, se deberán en mayor medida, a los efectos de los "campos etéreos" de las estrellas más próximas y en menor medida a los efectos de los "campos etéreos" de las demás estrellas; y en las zonas intergalácticas, se ejercerá de la misma manera el efecto "etéreo" en mayor medida, el de las galaxias más próximas y en menor, el de las más alejadas.

Lo anterior nos llevaría a entender al éter, como una consecuencia de la superposición de campos eléctricos inherentes a las concentraciones materiales que pueblan el Universo, como algo variable en el espacio y sería más propio hablar de "campo etéreo" ya que, la densidad y el efecto de éste, derivaría de la concentración de la materia en una cierta localidad del Universo. Habría que analizar lo que pasaría con la transmisión del efecto lumínico al variar la "densidad" del medio por el cual se ejerce el proceso ondulatorio. Si la onda que consideremos pasa de un campo etéreo más denso a otro menos denso, esto deberá hacer que dicha onda se alargue para contener la misma proporción de "éter" y en lo sucesivo retomaré el término ("éter"), con la salvedad de que es sólo a manera de ensayo y con la connotación que de antemano he tratado de dar a entender.

Pues bien, esa onda al expandirse, (aumenta su longitud) y en este caso, para conservar la frecuencia que posee, tendrá por fuerza que desplazarse a mayor velocidad. ¿en qué proporción se han de manifestar estas variaciones? No se puede de momento saber ya que para estas determinaciones se requiere de mucha experiencia con recursos indirectos puesto que es obvio que nadie puede estar en un punto intergaláctico para tomar muestras de acontecimientos y establecer comparaciones, pero de momento, ya se puede especular con el hecho de que la variación existe y que, ésta se ejercerá en determinada magnitud.

Si la variación en aumento de longitud de onda no es precisamente la correspondiente a la variación de velocidad para mantener la misma aparente frecuencia es decir: si no fuera tanto el aumento de velocidad, entonces quedaría como consecuencia que el resultado sería una disminución de frecuencia aparente la cual anunque muy pequeña sería lo suficientemente aceptable para explicar el corrimiento al rojo de las líneas de Fraunhofer

Las zonas intergalácticas que serían las de más baja densidad etérea, facilitarían el incremento de la velocidad de la luz y dentro de las galaxias ésta se vería reducida al grado de que en las proximidades de astros muy masivos, llegaría a un valor mínimo. No sabemos si por ejemplo, la velocidad de la luz que se ha calculado en nuestra vecindad, se duplique o triplique o por qué no decirlo se multiplique de manera superlativa en los espacios intergalácticos, dando como resultado errores superlativos en los cálculos que hasta ahora se han hecho considerando la inalterabilidad de la velocidad de la luz en el Universo. Como se vio, esta teoría implica que por la variación del campo etéreo se puede producir una variación en la longitud de onda del efecto lumínico pero al permanecer constante su frecuencia, se tiene que considerar un incremento correspondiente en su velocidad que dejaría de ser una constante universal. Faltaría considerar la posibilidad de que la frecuencia por alguna razón se viera afectada y en ese caso ya no habría que suponer la continua expansión del Universo ya que el efecto Doppler Fiseau. se podría explicar de este modo y por lo mismo, dejaría de ser una similitud del efecto Doppler por que no dependería de la variabilidad de la distancia (movimiento) entre el emisor y el receptor.

La tarea de buscar la posibilidad anterior, a saber: que varíe la frecuencia de emisión de la luz de un cuerpo luminoso o foco, sin que para ello se implique la variación relativa de la distancia (movimiento) entre el emisor o foco y el receptor, esa tarea es uno de los propósitos a los que se debe dirigir nuestro empeño, pero ese resultado de por sí, no implica la necesidad de desconocer o dar por falso el hecho de que el Universo se encuentra en expansión, sólo establece una opción alterna para explicar el fenómeno y acto seguido, deja el campo abierto para buscar una explicación del aparente efecto Doppler Fiseau por alguna otra causa. La primera parte de esa tarea, no es muy complicada ya que el único sustento de la teoría establecida, estriba en el hecho de que hasta ahora no se han dado ningunas otras causas del mismo efecto, pero la falta de ese tipo de evidencias, no es fuerza para que se tenga que dar por hecho algo que por añadidura, da como resultado una contraposición con las leyes ya comprobadas. Iremos por partes: "si" (sin acento) es un hecho que el corrimiento hacia el rojo de las líneas espectrales se da por el efecto Doppler Fiseau, "entonces" debemos aceptar que hubo un momento en el pasado en que todo lo que se está alejando haya estado junto, ¿qué tan junto? La teoría que trato de desacreditar, dice que: tan junto como el espacio que ocupa un punto; pero esto es del todo imposible y aún en el caso de que así lo fuera, entonces como ya se explicó, la gravedad, sería infinita, por lo que, se impediría cualquier separación o en su caso explosión y por lo mismo no se iniciaría una expansión y por ende no permanecería esa expansión. En el caso de que el volumen que llegara a ocupar toda la materia del Universo, no fuera un punto, sino el suficiente para que cohabitaran todas las partículas materiales, aún así, la velocidad de fuga de ese cuerpo, debida a la fueza de gravedad del mismo, sería estratosféricamente mayor que la velocidad de la luz y por lo mismo se tendría que descartar cualquier causa que diera inicio a la dispersión de sus partes llámese a esto: "Gran Explosión", "Dispersión", o como sea. Es obvio que con este razonamiento queda desacreditada la teoría de que el Universo se encuentra en expansión.

Cabe aún la suposición de que, la materia en cuestión, no haya ocupado un espacio tan reducido y que así como se supone que se forman las estrellas, haya habido una congregación de materia que de manera superlativa tuvo que impeler sus partes más externas por la gran fuerza de las reacciones "hipertermonucleares" de su centro ocasionadas por las enormes "hiperpresiones" ejercidas por la enorme "hipercantidad" de materia: es decir, lo que se nos dice de la formación de las estrellas, pero a un nivel superlativamente mayor, de allí el prefijo "hiper" que he utilizado. Esto sí tendría un poco de más sustento y de alguna manera al no contravenir de manera contundente, leyes ya establecidas, tendría que permanecer en el campo de lo "posible" aunque, en este supuesto, tendríamos que aceptar que, la materia que interviene es sólo una parte de la del Universo y no el Universo en sí, y por lo mismo tendríamos que suponer que esto que damos por sucediendo aquí, tenga que estar sucediendo en infinitas partes del Espacio-Universo.

Imaginemos que, un cuerpo oscila a una frecuencia de un ciclo por segundo. Seamos más objetivos, digamos que, un foco destella una vez en cada segundo y que "trescientos mil kilómetros" es una unidad llamada "porta" que se abrevie "p", la luz viaja entonces con una velocidad de 1p/seg. Con una frecuencia de un destello/seg. (1d/seg) cada destello lleva implícito un número de orden empezando del 1. Así las cosas, un observador que se encuentre a 10p de distancia, observará el destello 1 sólo después de 10 seg. de haberse producido y a los once seg. Observará el destello 2 y si el observador, se encuentra a 1000p de distancia entonces observará el primer destello sólo después de 1000 seg. Y el segundo destello a los 1001 seg. Y así sucesivamente un destello cada segundo; es decir: en ninguno de los dos casos habrá de variar la observación de la frecuencia de los destellos a pesar de la variación de la distancia ya que en este caso, suponemos que, el medio en el que se transmite el efecto lumínico, es del todo homogéneo y permanece invariable la velocidad de la transmisión del efecto y por lo mismo la frecuencia sin dejar de hacer notar lo más importante: que la distancia en cada evento, también es estable. Hagamos ahora que el experimento se lleve a efecto manteniendo variable la distancia entre el emisor y el observador, siendo éste el que se mueva alejándose del foco, a una velocidad de 1/2p por segundo y que, en el momento inicial cero, el observador percibe el destello Nº1; como el destello 2 se produce después de transcurrido un segundo, si el observador no se hubiera movido, hubiera recibido la percepción de este segundo destello como en el caso anterior después de un segundo de haber recibido el primero, pero como en este caso el observador ha avanzado una distancia de 0.5p no puede observar ese segundo destello con sólo un segundo de retardo, el cual en su avance, estaría en ese momento en el lugar en que estaba el obervador al percibir el primer destello a 1/2p de distancia de dicho obervador, ahora consideremos una carrera en la cual, el destello, o efecto de él, se encuentra a 1/2p del observador a una velocidad de 1p/seg mientras que el observador viaja a 1/2p por segundo hasta que transcurrido otro seg., ese segundo destello dé alcance al observador por lo que en estas condiciones, el observador estará viendo los destellos con una frecuencia de un destello cada dos seg. O sea que, la frecuencia observada, se reduce a la mitad tan solo por el hecho de haber existido un movimiento de separación entre el emisor y el receptor a una velocidad de 0.5p/seg siendo éste el que se mueve. Suponiendo que, el observdor se mueve ahora a una velocidad igual a la de la transmisión del destello, en este caso ningún destello alcanzaría al ovservador y si en su movimiento hubiera conincidido la obsrvación de un destello, el observador estaría permanentemente viendo ese destello o sea que vería como que el foco no destella. Ahora bien, si el observador se moviera a una velocidad mayor que la de transmisión de los destellos, entonces él estaría viendo los destellos anteriores a medida que fuera alcanzando sus respectivos efectos, esto sería como empezar a ver una película con marcha hacia atrás. No sucedería algo semejante en el caso de que el emisor o foco sea el que se aleje y aquí viene un caso en el que la simetría de la relatividad de los movimientos no se ejerce. Supongamos que el foco está a una distancia p del observador cuando emite el primer destello y el foco se mueve a una velocidad de 1/2p por segundo; el primer destello lo recibiría transcurrido el primer segundo de su generación, pero como el segundo destello se produjo cuando el foco había avanzado 1/2p, este segundo destello tendrá que recorrer una distancia de 1.5p por lo que tardará 1.5 segundos en llegar al ob servador, después de lo cual, cada destello estará llegando al observador a intervalos de 1.5 segundos y ya no de 2 segundos como en el caso que se supone "simétrico" en el que el observador era el que se movía con respecto al foco o emisor a esa velocidad de 0.5p/seg. Si ahora consideramos que, el foco se mueve a la velocidad de 1p/seg que es la velocidad de la transmisión de su efecto, considerando ese movimiento en sentido de alejamiento del obervador, entonces se deduce que éste podrá ver los destellos a intervalos de 2 segundos, no como en el caso "simétrico" de que el observador sea el que se mueve a esa velocidad (1p/seg), en el que, nunca vería los destellos o vería permanentemente el mismo destello. Si ahora consideramos que el foco se mueve al doble de la velocidad de la transmisión de su efecto, el observador, vería los destellos a intervalos de 3segundos y por más rápido que se mueva el foco, el observador siempre verá los destellos no en forma regresiva como en el caso "simétrico", sino en forma normal, sólo que a intervalos mayores según sea la velocidad de alejamiento del foco es decir: si el foco se mueve a Xp/seg, los intervalos de tiempo de observación de los destellos serán a intervalos de (X+1)Seg.


De los análisis anteriores, se desprende la apariencia de que, no es indiferente el hecho de que, uno u otro se muevan (emisor y receptor) para considerar el efecto de la ciclicidad observada. Aunque el resultado de tal explicación depende de ciertas bases como por ejemplo: de que el éter o medio que sustenta la transmisión del efecto lumínico, sea perfectamente inmóvil, isotransparente e invariable en sus características dentro del espacio y del tiempo; caracteriísticas que, distan mucho de consistir tanto como de comprovarse de manera objetiva y sí, con mucha facilidad se puede comprobar, dando por hecho las características mencionadas; que los efectos que pueden medirse resultan acusadores de la no existencia del mismo; motivo por el cual, en el pasado ciertos experimentos tuvieron "éxito" para eliminarlo del campo de los entes físicos, dando paso a suposiciones absurdas pero más absurdas; como por ejemplo las de que el espacio es cruvo: (la "curvatura", es un atributo de la forma y si el Espacio fuera curvo esto implicaría que tiene forma y si tiene forma, esto implicaría que tiene límites y si tiene límites; ¿Qué es lo que hay más allá de esos límites?); que hay una dimensión llamada "Tiempo-espacio"; (tanto el Tiempo como el Espacio son dimensionables, no son en sí dimensiónes, cada uno es dimensionable de su propia manera, por ejemplo: el Tiempo se dimensiona de manera escalar en tanto que: años, días, horas, segundos, etc., de manera vectorial en tanto que: pasado y futuro.El espacio se dimensiona en tanto que: longitud, superficie, volumen) pero hablar de una "dimensión" Teimpo-espacio es algo que se sale del contexto de nuestro entendimiento sin embargo hay muchos que lo entienden como se los explican o por lo menos, dicen entenderlo para que no se diga que no saben. Resulta que vienen personalidades como Einstein, y otros que nos dicen que si un móvil se encuentra en un lugar, determinado por tres coordenadas, es necesario añadir el momento dentro del tiempo en que se da ese evento para poder definirlo y poderlo relacionar con otro evento en el que puedan variar tanto las coordenadas espaciales como el momento dentro del tiempo y aquí es donde se dice que hay que entender eso como el concepto Tiempo-Espacio, pero lo que en realidad se está conceptualizando son dos eventos que implicados en un mismo problema nos dan como resultado el consepto simple de velocidad en la que intervienen los eventos instantáneos de posición y no olvidar que esos son sólo eventos no son "dimensión". Que la masa cambia con la velocidad y que un cuerpo que llegara a adquirir la velocidad de la luz aumentaría tanto su masa que ésta se conviertiría totalmente en energía, y en fin todo lo que se pueda derivar de estas aseveraciones una vez que sin ser así, ya fueron condideradas como verdaderas.
En pirmer lugar, un cuerpo material, nunca va a moverse con una velocidad igual a la del efecto lumínico, no por que haya una ley que establezca que ésta sea una velocidad máxima, y si es que haya una ley que le establezca límite a la velocidad material, aún no se conoce y posiblemente cuando se conozca; el límite no sea el que se dice.
El ejemplo anterior de los destellos, es también una burda caricatura de lo que realmente sucede no sólo por el hecho de que el éter sea variable dentro del espacio y el tiempo, sino porque: estrictamente, no es posible emitir un destello en un determinado instante ya que dicho destello por corto que sea, para que sea observable como tal, debe producirse en un lapso de tiempo en el que se ejerzan las fluctuaciones llamadas ciclos que testifiquen la producción del mismo y si consideramos un solo instante, éste no nos sirve ni para observar un solo ciclo mucho menos un destello completo. Así las cosas, parece que el ejemplo no nos sirve mucho de base para la explicación que queremos, pero no es así: en primer lugar, la similitud mostrada, sí nos sirve para deducir que: no es lo mismo cuando el observador se mueve con respecto al emisor o foco, que cuando éste lo hace con respecto a aquél; que si un observador se moviera a la velocidad de la luz, las imágenes que quedan detrás de él, permanecerán aparentemente estáticas y las que quedan adelante, parecerá que se mueven al doble de la velocidad que lo hacen. Que por otra parte, si lo que se moviera fuera el resto del universo a la velocidad de la luz, la parte del Universo del lado que se aleja al observador presentará imágenes que se mueven aparentemente con una determinada lentitud que es menor a la que se manifiesta cuando el observador es el que se mueve, ya que en este caso y considerando la velocidad mencionada de movimiento, el observador miraría la máxima lentitud. El caso es que ni siquiera la velocidad de la luz es constante ya que, como dije, ésta depende de la "densidad" o "concentración" de los campos etéreos por donde se transmita. y estos últimos deberán sus "densidades" a las concentraciones de materia que existan en la vencindad las que, con la presencia de los campos eléctricos de sus componentes particulares, habrán de determinar dicha densidad. En otra parte trataré de explicar el proqué considero que la luz en el efecto de su transmisión, presenta una menor velocidad cuando el "campo etéreo" está más concentrado. Esto es lo que viene siendo de manera muy elemental el efecto Doppler y es la razón por la cual las frecuencias del efecto lumínico tendrían que verse disminuidas cuando por ejemplo una galaxia se separa de nosotros; y es lo que ha llevado a la interpretación de que así lo hacen, toda vez que el "corrimiento hacia el rojo" de las líneas de Fraunhofer, revelan ese fenómeno. Hasta aquí, el corrimiento hacia el rojo de las líneas de Fraunhoffer, damos por hecho que es un fenómeno que bien puede ser interpretado como que existe una separación a determinada velocidad de los dos elementos extremos de la transmisión del efecto lumínico, a saber: el emisor o foco y el receptor. Lo cual, de llegar a ser cierto, no implica de manera excluyente la necesidad de que así sea mientras no se hayan eliminado todas las posibles causas diferentes, y lo que es más, no nos debe servir de base para fundar postulados o teorías absurdas como lo es el de la existencia de un fenómeno tal como la llamada "Singularidad". Repito lo que ya dije: si el proceso de separación de las galaxias se está dando, la retrospectiva de los acontecimientos, nos tiene que llevar cada vez a situaciones en las que las galaxias tendrán que estar más y más cerca unas de otras hasta ocupar un espacio o volumen en el que se generen potencias mecánicas que se opongan a un ulterior acercamiento y por inercia se prolongue este hasta generar irresistibilidades que tengan que dar como consecuencia una especie de explosión que impulse de nuevo a la separación. Todo lo anterior en el campo de lo teórico y con las reservas que se deban guardar para no incurrir en absurdos autogenerados es decir contradicciones suigéneris. En momentos en que la génesis de las estrellas: objetos tan reales o mejor dicho concretos, toda vez que a simple vista podemos percibirlos; y de los cuales hemos obtenido datos casi directos de su composición actual, en estos momentos como digo, la génesis de las estrellas no ha sido del todo establecida y sólo está sustentada en teorías que por añadidura dejan mucho a la discusión, las bases de su sustento, ya queremos como se dice en el medio campirano "brincar las trancas" y echarnos a cuestas la tarea de explicar la génesis de eso que impropiamente se ha dado en llamar el Universo y que a saber es el conjunto de todo lo que hasta ahora nos ha sido dado observar. Es algo que, por sí solo se debe dejar en la lista de espera hasta que en su momento, la lista de fenómenos previos haya sido substanciada, lo que nos daría la plataforma para iniciar una empresa tal. ¿Qué resulta cuando una persona emprende algo sin tener bien dominadas las bases de la empresa? Pues simplemente, el resultado es un fracaso del tamaño de la inexperiencia implicada; por ejemplo: si una persona quiere manejar un vehículo sin la práctica y conocimientos necesarios; entonces el resultado será el fracaso denominado "accidente" con la correspondiente sanción. Entendamos bien lo que, en primer término nos toca entender y subsecuentemente lo que en su turno le corresponda y sólo así tendremos una mayor garantía de que podremos emprender en el campo de lo desconocido y evitar grandes fracasos.

En resumen, el Campo Eléctrico, es el lugar en donde se manifiestan los efectos de atracción y repulsión de ésas que llamamos: "cargas eléctricas" se desconoce la naturaleza de su origen y sólo se da fe de la tangibilidad observable por la interacción que se da entre dichas cargas; el efecto combinado que se debe dar del conjunto de cargas positivas y negativas en un cuerpo "eléctricamente neutro" impide que, esa manera de detectar la existencia de cargas, sea efectiva y en apariencia se detecta una inexistencia de efectos lo que lleva a muchos a concluir en su inexistencia pero esta valoración es del todo equívoca como lo es el hecho de que aseguremos que en los platos de la balanza no existen masas con tan solo ver el índice marcando cero. El efecto combinado de los campos generados por las cargas positivas y las negativas; constituye el "relleno" del Universo, allí donde decimos que no hay materia no debemos nombrarle vacío ya que de manera estricta, no hay vacío si consideramos que existe el Campó Eléctrico Combinado de toda la materia. Además, este Campo Eléctrico Combinado sirve de sustento a la transmisión del efecto lumínico por lo que dicho efecto lumínico debe sujetarse a la variabilidad de las características del Campo Eléctrico Combinado que bien pudiéramos llamarle Éter.

A propósito de neutrones; ¿qué se sabe de ellos? Pues bien, se sabe que son partículas que existen en los núcleos de los átomos excepto en el átomo del hidrógeno, que además, el hidrógeno es el únco átomo que posee un solo protón en su núcleo, ya el helio, el segundo elemento de la tabla periódica, posee dos protones en su núcleo y vien otra pregunta: ¿por qué los protones del núcleo del helio si tienen cargas iguales no se apartan uno del otro? Cosa curiosa; el helio por lo menos el más común el helio cuatro, posee además de sus dos electrones en su núcleo, dos neutrones; ¿No será que allí esté la respuesta? porque de allí en adelante, todos los elementos de la tabla periódica tiene por lo menos en su núcleo un número de neutrones igual al de protones o en ocaciones, algunos más. En algunos elementos (los llamdos radiactivos) existe una íntima relación entre el número de protones y neutrones de sus núcleos de tal suerte que cuando de manera artificial se logra el desprendimiento de algunos neutrones en algunos de los núcleos de algunos de sus átomos, los protones de esos núcleos se "salen de madre" es decir, se desbordan y materialmente explotan lanzando protones al choque de otros de los núcleos contiguos que a su vez lanzan sus protones para producir lo que se llama una reacción en cadena produciendo la llamada "explosión atómica" o más propiamente dicho: "explosión nuclear". Cada elemento por su número atómico, posee un determinado número de protones lo que hace que sólo otro determinado número de neutrones haga estables los átomos de esos elementos, cuando por alguna razón los núcleos de esos átomos albergan uno o más neutrones, esos átomos presentan determinadas inestabilidades; además, cuando esos átomos carecen de alguno o más neutrones de los que normalmente deban poseer, esos átomos son susceptibles de provocar ese tipo de reacción en cadena.

Como que los neutrones son los encargados de mantener a los protones del núcleo unidos de manera estable, pero de manera estricta, sólo un número de neutrones (los suficientes) son los que ejercen esa acción y no dejan que más de ellos intervenga.

Los neutrones, se supone se forman en el centro de las estrellas debido a las altas presiones y temperaturas lo que hace que, la acción de un protón y un electrón coahbiten en el mismo espacio (lugar) es decir: un átomo de hidrógeno se transforma en un neutrón. El plasma que constituye el centro de las estrellas es una "revoltura" de protones, neutrones y electrones que están constantemente cambiando, ya un protón y un electrón forman un neutrón, ya un neutrón se disgrega en protón y electrón pero allí no existen núcleos definidos de elemento alguno, de allí hacia afuera, vinene las llamadas recombinaciones que es cuando los núcleos van tomando forma porque las presiones son menores y dan lugar a ello pero en esas etapas, los electrones no se encuentran ligados a sus respectivos núcleos par formar sus átomos (de los elementos correspondientes); es una especie de plasma donde los núcleos no tienen electrones propios bien defindos debido a que aún las temperaturas son muy altas así como las presiones; más hacia afuera, al disminuir las presiones y temperaturas se empieza a dar la definición de los átomos con sus electrones orbitando en sus respectivos niveles. Claro que no es así de tan sencillo ya que, en todo lo anterior, se dan además otros resultados como el de emisión de energía, ya en forma de calor, ya en forma de otra clase de partículas inestables que permanecen cambiando y que son las responsables de la irradiación en última instancia de la energía de la estrella en cuestión; pero de manera muy generalizada, esos son los resultados que se obtienen.

Ahora bien; ¿por qué dos neutrones para dos protones? ¿Por qué los neutrones no andan por allí de manera libre en el espacio sin formar parte de núcleos? Ya que son "neutros". ¿No será que, de alguna manera, desde que se da el neutrón queda determinado a permanecer asociado con los protones? Y si es así; ¿qué interacción se da para que se establezca la liga correspondiente? Es menester aceptar que aunque desde el punto de vista eléctrico, el neutrón como su nombre lo sugiere, es neutro; desde otro punto de vista el neutrón es el determinante de mantener la llamada fuerza nuclear que contrarresta la repulsión de los protones entre ellos es decir: los protones permanecen literalmente encerrados por la acción de los neutrones luego: los neutrones son responsables de interacciones energéticas muy importantes y si eléctricamente son neutros, de alguna otra manera no lo son. Imaginemos un globo de esos de hule inflado: el gas en el interior ejerce presión y la capa de hule impide que explote, en el momento que un agente rompe el hule, el globo explota. Pues algo así es la participación de los neutrones en el núcleo; haciendo un símil burdo, el huel del golbo son los neutrones y el gas a presión son los protones.

 

Página principal